Mis perros se pelean

Me acabo de sumar al grupo de dueños preocupados por sus perros que han buscado alguna vez en Google “mis perros se pelean”. Si amigos, se acabó la niñez de Django y comienza la adolescencia, las hormonas le salen por las orejas y la testosterona está a flor de piel.

 

Jack_Russell_sitandplas

 

Ayer Django cumplió dos años y va dejando atrás al cachorrete juguetón y travieso que iba pegadito todo el día a las patas de Hulk para dar paso al Jack Russell Terrier temerario, que con un peso de 9,5kg se enfrenta al Tyson perruno de 40kg llamado Hulk.

 

 

HulkYDjango

Estos son mis dos “amores perrunos” Django el revelde y Hulk el paciente…

 

Os voy a contar como sucedió todo, pues andaba yo tan tranquila en el jardín, abriendo unas cajas de un invernadero que había pedido por internet (preciosíiisimo), cuando de pronto escucho golpes y gruñidos, asomo la cabeza para ver que está pasando y me encuentro a Django mordiendo con rabia los mofletes de Hulk.

 

La cara de Hulk era un poema porque no entendía nada de lo que pasaba e intentaba apartarse y quitarse al enano de encima, mientras éste con rabia saltaba y le seguía mordiendo los mofletes, Hulk de nuevo intentaba quitárselo de encima levantando la cabeza o poniendo las patas por medio pero no había manera, Django iba a piñón fijo…

 

Yo mientras me puse a dar palmas para distraer a Django, a decir NO, y a marcarle con toques en el trasero, pero estaba cegado, quería ir a por Hulk, hasta que sucedió lo inevitable, a Hulk se le incharon “las narices” y entonces fue él el que se rebotó. Ahí sí que ya me entró el miedo, porque hay tanta diferencia de tamaño que como a Hulk se le vaya de las manos podemos tener un disgusto serio.

 

Hulk se le encaró, le gruñó y se metió a Django entre las patas mordiéndole la cabecita y gruñendo muy agresivo, Django lo mismo, solo hacía que morder y morder donde pillaba, hasta que se hicieron daño!!

 

Por suerte estaba Ivan en casa y salió cuando escuchó la pelea, entonces cogió a Hulk por las caderas y comenzó a tirar de él, yo hice lo mismo con Django y lo arrastré hacia mí, estaban enganchados por la boca pero al final se soltaron. Agarré a Django y lo metí en casa, estaba super nervioso, y solo pensaba en salir a fuera.

 

Dejé a Django con Ivan dentro de casa y me fui al jardín, con las piernas temblando, a ver como estaba Hulk. Me lo encontré jadeando, con la mirada de “no entiendo nada” y goteando sangre de la boca. Le limpié con agua y tenía un corte en la mejilla pero no era profundo. Estaba tan asustado y desconcertado como yo, lo pude notar en su cuerpo y su mirada, así que me quedé un ratito con él hasta que se tranquilizó.

 

Cuando entré en casa, Django tenía un corte en el hocico y otro en medio de la frente, tampoco eran muy profundos, así que se los curé con un poco de yodo rebajado en agua. Cuando vimos que ambos estaban más tranquilos los volvimos a juntar fuera y Django seguía gruñendo a Hulk por lo bajo, así que le marcamos con un NO firme y SIT cada vez que lo hacía, y así hasta que se calmó.

 

Algo había pasado entre ambos, sobretodo con Django. No teníamos de que podía haber sido pero, esto no podía volver a suceder.

 

Así que desde el minuto uno me puse a buscar información, a consultar con expertos y a observar, sobretodo observar a mis perros para saber qué podía haber ocasionado esta situación.

 

Buscar_soluciones_sitandplas

 

Os adelanto que desde entonces, desde que aplicamos estos consejos que ahora explicaré, Django se ha encarado alguna vez a Hulk, pero nunca ha llegado a más porque hemos aprendido a pararle “los pies” a tiempo.

 

Son técnicas fáciles de aplicar, pero hay que tener constancia. Un caso cogido a tiempo es fácil de revertir y de controlarlo.

 

 

1. No permitir que suceda de nuevo

Lo primero de todo, antes incluso de tratar esta situación, es no permitir que suceda de nuevo. Un perro no es agresivo por naturaleza, serán situaciones como el estrés, el miedo, la ansiedad, el territorio, la comida o el agua las que provoquen este clic!! en el carácter de nuestro perro.

 

Siempre hay una primera vez, y es muy importante atajarlo desde esa primera vez porque, sea cual sea el motivo que lo ha provocado, ya conoce la agresividad y no dudará en utilizarla de nuevo si le ha dado resultado.

 

Si no queremos que se nos vaya de de las manos y que cada vez sea más complicado atajar el problema de las peleas, debemos ser constantes y más cabezotas que ellos.

 

 

2. ¿Porqué se pelean?

Lo segundo que debemos hacer es atajar el problema desde la raíz averiguando qué es lo que ha provocado la pelea. Esta es la parte más difícil del proceso porque por desgracia no hablamos el mismo idioma…

 

Si hemos tenido la suerte de estar presentes en el momento en el que ha sucedido probablemente podamos hacernos una idea del porqué. Pero si como en mi caso os habéis encontrado en medio del jaleo sin saber cómo ni porqué, dará comienzo la investigación. Las posibles causas son:

 

  • La jerarquía: El macho Alfa, la supremacía, el liderazgo, estas son motivaciones muy arraigadas en la naturaleza de nuestros perros. Dos machos de una misma manada pueden llegar a enfrentarse por ocupar el puesto de “jefe”. Si además no están castrados (como es el caso de Hulk y Django), las hormonas pueden jugarnos malas pasadas.

 

Manada_sitandplas

 

La castración puede ser una solución, pero los resultados se ven a medio-largo plazo y dependiendo de la edad del perro o de hasta que punto tenga interiorizada la agresividad, la castración no servirá de nada.

 

Es muy importante que los miembros de la manada (humanos y perros) tengan muy claro su rango dentro de la manada, el amo SIEMPRE debe hacer valer su condición de macho Alfa.

 

Es posible que en algún momento, alguno de los perros desafíe a otro o se enfrente dado lugar a una pelea, es entonces cuando debemos imponernos y dejarle bien claro que en nuestra manada nosotros somos el Alfa y no vamos a permitir disputas.

 

  • El territorio: el hacerse propietario de un territorio es un hábito muy habitual en los perros. En ocasiones habremos visto a nuestros perros marcando con orín una pared, una farola o cualquier objeto que otro perro haya orinado con anterioridad, incluso segundos después de que el primero lo haya hecho, irá el siguiente ha hacer lo mismo, tratando de borrar la marca del anterior.

 

Es una conducta que vemos continuamente cuando sacamos a pasear a nuestros perros por la montaña o en el parque. Yo tengo una broma con Hulk cada vez que salimos a pasear por la montaña, siempre digo que el es dueño de todo el valle, porque es coger el camino y empezar a marcarlo todo!! Debe de ser el propietario perruno con más hectáreas del planeta… y sin pagar hipoteca!!

 

perro_pipi_sitandplas

 

Si dos perros se pelean por el territorio, debemos hacerles saber que el territorio no es suyo si no nuestro, es decir del Alfa, así que nada de pelearse por algo que no es suyo.

 

Solo en casos muy críticos, donde ni siquiera un profesional logre solucionar el problema, será necesaria la separación de los perros, poniendo barreras físicas, con tal de evitar que se puedan hacer daño entre ellos.

 

  • La comida/la bebida: las peleas por la comida son muy habituales, pensemos que la comida es su sustento, su supervivencia, por instinto deben comer para sobrevivir, de modo que un perro puede llegar a luchar por su comida, y lo mismo sucede con la bebida.

 

Por eso es importante que desde cachorros les eduquemos a la hora de comer, desde no dejar que coma hasta que no le demos la orden hasta meter nuestra mano en el comedero mientras come y robarle bolitas del bol, quitárselo mientras todavía está comiendo, intercambiar los bols entre perros mientras comen…

 

Perro_comida_sitandplas

 

De esta manera les hacemos saber que nosotros somos los dueños de la comida, que ellos comen porque nosotros queremos y cuando nosotros queremos. En la manada el Alfa come primero, y el resto comerá cuando el Alfa lo permita y seguramente serán las sobras.

 

Si hacemos esto evitaremos que existan disputas por la comida o bebida, porque aprenderán a que el Alfa (es decir, nosotros) es el dueño de todo lo que consumen.

 

En casos muy complejos, en los que la actuación de un profesional no sea suficiente, puede llegar a ser necesario tener que separar los turnos de comida, o estar presentes mientras comen, siempre con una distancia prudencial entre ambos o más perros.

 

  • Los juguetes: con los juguetes sucede prácticamente lo mismo que con la comida, los toman como posesiones y a veces incluso podríamos decir que obsesiones!! un perro se peleará con otro si considera que le quiere robar su juguete más preciado.

Disco_volador_perro

De nuevo el hacer valer nuestra condición de Alfa y por tanto amo y señor de todas las cosas debería ser suficiente. El perro juega si yo quiero, el perro tiene ese juguete porque yo se lo he dado, no es suyo es mío, y se lo quitaré y se lo daré cuando yo quiera y no cuando me lo pida.

 

Suena duro lo se, pero si nuestro perro llega a pelearse por un juguete no nos hará ninguna gracia, vale más ser firme que no tener que lamentarlo.

 

  • Estrés/miedo/ansiedad: las peleas que derivan de estados de ánimo son un tema más complejo que las citadas con anterioridad, ya que no depende tanto de la “jerarquía social de la manada” si no de una condición psíquica del animal.

 

En estos casos yo recomiendo el ponerse en contacto con un etólogo canino que nos puede dar las pautas a seguir para corregir esta conducta en nuestros perros.

 

Es muy importante tratar este tema con urgencia para que no se agrave con el paso del tiempo.

 

 

 

3. ¿Cómo hacernos Alfa?

Hasta ahora no he parado de decir que debemos ser el Alfa, debemos ser el que manda en esta manada, El Jefe!! Pero, ¿cómo se hace esto? Es muy fácil si lo simplificamos todo en una palabra: ACTITUD

 

Nuestra actitud es la clave para que exista armonía en un hogar donde hay varios perros. De nada servirán los gritos, los golpes o cualquier conducta agresiva hacia ellos, sencillamente con plantarse delante del perro con actitud firme, rostro serio y con la palabra clave de NO y/o SIT será suficiente.

 

Levantar la mano en señal de STOP puede ayudarnos, incluso solamente con el dedo índice levantado y el cuerpo erguido y firme.

 

stop_perro_sitandplas

 

Una vez aclarada la actitud que debemos mostrar, quisiera explicar 10 sencillas pautas que podemos llevar a cabo para enseñar a nuestros perros a identificarnos como el líder de la manada:

 

1.El dueño es el primero en salir de casa y del portal, y por tanto también el primero en entrar al portal y a casa. Nuestro perro siempre debe ir detrás de nosotros o salir solo cuando se lo indiquemos, nunca debemos dejar que el sea el primero en entrar o salir.

 

2.Lo pasearemos con una correa corta y no dejaremos nunca que él vaya por delante de nosotros. Puede ir a nuestro lado o detrás pero nunca delante. Es bueno que en algún momento le dejemos suelto (en lugares donde sea posible, campo, espacios para perros, etc…) para que se desfogue, corra y huela lo que quiera.

 

3.No debemos permitir que se nos suba encima o lo intente subiendo sus patas delanteras. Nosotros como lideres no dejamos que ellos hagan eso, solamente cuando se lo pidamos.

 

4.Si su hora de comer coincide con la nuestra, nosotros comeremos primero y cuando terminemos, come él. Nunca debemos dejar que coma antes que nosotros si los horarios coinciden, ya que le haríamos pensar que es más importante que nosotros. Si los horarios son diferentes, no hay ningún problema, puede comer antes o después.

 

5.A la hora de jugar nosotros decidimos cuando, nunca dejaremos que sea él el que decida cuando hay que jugar y cuando se termina. Eso no significa que no juguemos con él, simplemente que si no tenemos ganas de jugar, no debe insistir, le decimos con firmeza “No” y debe obedecer.

 

6.Debemos evitar juegos de peleas, o guerras, etc… los mejores juegos son tirar la pelota o el disco para que corra y la coja. Prácticamente todos los perros nos devuelven la pelota para que se la volvamos a tirar. El juego de la pelota además crea un vínculo especial entre perro y dueño.

 

7.La cama y el sofá deben ser nuestro feudo o castillo, no debemos permitir que se suba. Es una forma muy eficaz de indicarles que esos espacios son nuestros y nosotros mandamos sobre que espacios puede o no invadir en casa.

 

8.El cepillado es una forma fantástica de enseñarle que podemos tocarlo cuando y donde queramos. Cepillarlo a menudo, aunque no sea necesario, además ayuda al vínculo y favorece la confianza.

 

9.A la hora de ponerle la comida, debemos sujetar el cuenco con la mano y pedirle que se siente (con la orden de “SIT” o “SIÉNTATE”). Una vez esté sentado, pondremos el cuenco en el suelo a cierta distancia de él, como a un metro, y no deberemos dejar que se mueva ni se dirija al cuenco hasta que nos mire a los ojos. Cuando nos mire a los ojos, le daremos permiso para comenzar a comer (a la orden de “COME”).

 

10.No mimarle sin mas, si queremos darle mimos, debemos hacer que haga algo primero. Un simple “SIT” o “PLAS” es suficiente para darle muchos mimos, pero solo cuando haya obedecido.

 

Esto no se consigue en un día, ni en una semana… hay que ser perseverante para que poco a poco se implante nuestro liderazgo frente al suyo.

 

Son 10 normas muy sencillas y de fácil ejecución. Son tan fáciles de cumplir que sorprende con sólo con esto comprendan quien es el líder.

 

En el caso de los cachorros, debemos saber que éstos no son conscientes hasta los cuatro o cinco meses, y que apenas razonan hasta el año de edad, por lo que podemos comenzar a aplicar estas pautas pero de forma mas suave. Les costará mas seguir las pautas pero es algo completamente comprensible, no obstante, podemos comenzar en la norma de entrar y salir, la de subirse a la cama o el sofá, el cepillado y el paseo.

 

el-lider-de-la-manada_sitandplas

 

Aunque en la actualidad hay diversas opiniones acerca de la jerarquía de la manada, basada en el “macho Alfa” con defensores y detractores de esta teoría.

 

En mi opinión de “no experta” en conducta canina o etología, debo decir que es un tipo de adiestramiento a tener en cuenta y que llevado siempre desde el respeto y la no sumisión del animal, ofrece muy buenos resultados en cuanto a la educación y comportamiento de nuestros amigos peludos.

 

 

4. ¿Cómo separar a perros que se están peleando?

Si no queremos llevarnos un mordisco vale más seguir estos consejos. Recordemos que si nuestro perro se está peleando y nos metemos por medio, es posible que nos llevemos un buen mordisco, no lo hará queriendo ni será consciente de ello, así que no le juzguemos si sucede, él no tiene la culpa. Así que vamos a conocer formas de separarlos sin jugarnos una mano:

 

  • Manguera de agua: si tenemos a mano una manguera de agua, esta es una solución muy eficaz, un buen chorro de agua por encima y captaremos su atención, a casi todos los perros les gusta el agua…

 

  • Sábana: este método es más cómodo que la manguera, sobretodo si vivimos en un piso… Al echar la sábana por encima, no verán lo que hay a su alrededor y lo único en lo que pensarán es en salir de esa cueva que no les deja ver… Una vez salga el primero lo sujetaremos y lo mismo con el segundo en salir.

 

  • Timbre de casa: todo perro que se precie saldrá disparado hacia la puerta cuando suene el timbre (de lo contrario preocuparos…). Este método es uno de los mas efectivos, capta la atención rápidamente y dejan lo que estén haciendo para dirigirse a la puerta.

 

  • Trompeta: u otro instrumento que suene fuerte, tiene prácticamente el mismo resultado que la mangera, distracción.

 

  • Levantarlo por las patas traseras: la carretilla y en zig zag, si no tenemos nada de lo anteriormente mencionado siempre podemos usar esta técnica, hay que hacerlo bien para evitar mordiscos indeseados. Levantaremos al perro de las patas traseras, como si hiciéramos la carretilla, y le haremos caminar hacia atrás en movimiento de zig zag, así evitaremos que se gire y nos pueda morder.

 

Cuando se de cuenta de que no tiene otra opción que usar sus patas delanteras, dejará de utilizar la boca para morder y se separará de su contrincante. Cuando hayamos alcanzado una distancia prudencial del oponente ya podremos sujetarlo por el collar.

 

Nunca jamás golpear o dar patadas al perro, en contra de lo que pensemos no dejará lo que está haciendo, al contrario, lo excitaremos más y todavía será más agresivo. Podríamos lastimarlo y tampoco conseguiríamos nada.

 

 

5.Conclusión y resultados

Ahora viene mi visión frente a los resultados que he obtenido aplicando todo este conocimiento que he ido adquiriendo con los años y con el que acabo de machacaros ;-P

 

El origen de que Django se comportara así, atacando a Hulk fue porque yo andaba por ahí con mis cosas sin prestarle atención, él quería jugar con su pelota y además hacía dos días que no salía a dar un buen paseo, de esos que le hacen llegar a casa reventadito y sin querer saber de nada ni de nadie hasta mañana.

 

He notado que cuando me va persiguiendo por el jardín llamando mi atención, y yo estoy en mis cosas sin decirle nada, a la que pasa Hulk por ahí, a su rollo, Django le gruñe y le lanza un mordisco al aire. Así que antes de que esto pase ya le voy diciendo cosas como NO, ahora no y SIT. He llegado incluso a indicarle que no es el momento solamente con plantarme delante de él y decirle “PASA” mientras con un brazo le indico que se ponga a un lado.

 

También he tomado la precaución de sacar los juguetes cuando vamos a jugar y recogerlos cuando el juego se termina. Solamente les dejo juguetes por el jardín cuando no vamos a estar en casa. Es decir, los juguetes y nosotros, los humanos, no compartimos el jardín!! así si no puedo jugar en ese momento, no habrá opción de que pueda coger nada y traérmelo para jugar, y entonces no se genera la ansiedad del juego.

 

Una vez me pasó que estando Django en el sofá (porque se había subido en un despiste), entró luego Hulk y se le puso delante como diciendo -“Y tu que haces aquí arriba”- Django no dudó ni un momento en soltarle un mordisco, pero Hulk, que ya lo tiene calado, se apartó en seguida. En ese momento Django se creía el dueño de “MI SOFÁ”, así que nada, una riña con un NO firme, bajarlo del sofá, ponerlo al lado de Hulk y decirle de nuevo NO.

 

Estas y otras situaciones las he ido controlando, algunas antes de que sucedan y otras justo en el momento, pero por lo menos se cual es el origen: que Django no tiene clara la jerarquía de nuestra manada. Pero estoy trabajando en que la aprenda, poco a poco los momentos de rebeldía son menos y se que voy a tener que tener paciencia con este adolescente rellenito de testosterona.

 

Caseta_hulk_Django

Nadie dijo que tener dos machos no castrados fuera fácil!!

 

Por suerte Hulk siempre ha sido un bonachón, educado y dulce y me está ayudando, porque podría no tener tanta paciencia y entonces sí que se me pondrían las cosas realmente difíciles.

 

Y hasta aquí mi experiencia con este rebelde sin causa. Espero que os sirva de ayuda si os encontráis en la misma situación que yo y, como siempre digo, en caso de duda ya sabéis donde encontrarme!!

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: