Alimentacion,  Perros

Alimentación para perros mini/pequeños con alergias o intolerancias

Si hace unos días os hablé de la alimentación en gatos con alergias o intolerancias esta semana le toca a los perretes. El que nuestro perro sufra alergias o intolerancias puede ser un verdadero quebradero de cabeza ya que, muchas veces, desconocemos el motivo de la reacción o nos es muy complicado el dar con ello.

Llegados a este punto, y para empezar, es súper importante que conozcamos la diferencia entre intolerancia y alergia alimentaria, dos palabras que muchas veces se usan como sinónimos, pero que en realidad son cosas bien distintas.

1. Diferencias entre Intolerancia y alergia

Las intolerancias alimentarias se centran en el sistema digestivo, donde el animal que las sufre no puede digerir ciertos alimentos, lo que causa algunos problemas en la digestión como náuseas, diarrea o gases.

Por otro lado, las alergias alimentarias involucran el sistema inmunológico, que reconoce un alimento como dañino y reacciona de manera exagerada, desencadenando una respuesta sistémica frente al alérgeno.

Aunque en una alergia alimentaria pueden haber síntomas digestivos similares a los de la intolerancia, como diarrea o vómitos, las alergias a menudo derivan en problemas de piel, como dermatitis, y también pueden causar conjuntivitis u otitis.

2. Síntomas y diagnóstico de una alergia o intolerancia

Si bien las alergias alimentarias pueden aparecer a cualquier edad, son más comunes entre los 1 y 3 años de edad.

Aunque pueden afectar a cualquier raza de perro, incluidos los perros miniatura, la verdad es que tienen un componente genético, por lo que algunas razas como el Carlino, el West Highland White Terrier o el Shih Tzu tienen más probabilidades de desarrollar alergias.

Los primeros síntomas suelen ser picazón y diarrea, pero no debemos alarmarnos, hay maneras de manejarla. Una vez que se manifiesta, la alergia tiende a ser crónica y empeora con el tiempo, lo que puede causar dermatitis grave si no se trata adecuadamente. La solución implica seguir una dieta específica y adaptada.

Por supuesto, aquí entra en juego nuestro veterinario de confianza, que deberá hacerle a nuestro peludo las pruebas necesarias. Generalmente, con una analítica es suficiente para- confirmar la presencia de una alergia y determinar a qué ingredientes es alérgico nuestro perro.

3. Dieta hipoalergénica para alergias

En muchos casos, podemos conseguir una mejoría cambiando simplemente a una dieta hipoalergénica. Si nuestro amigo mejora con el cambio de alimentación, sería otra confirmación de que estamos frente a un problema de alergia.

Las dietas hipoalergénicas evitan o adaptan los ingredientes más alergénicos, que suelen ser fuentes de proteínas como por ejemplo el pollo o la ternera. Los cereales como el maíz y el trigo o los productos lácteos y la soja también suelen generar alergias alimentarias.

En este sentido, me gustaría haceros una recomendación, ya que Lenda acaba de lanzar una nueva receta Lenda Mini Hipoalergenic Skin&Coat, diseñada no solo para cubrir las necesidades de perros miniatura alérgicos o intolerantes, sino también para aquellos que padecen alergias ambientales o problemas dermatológicos.

Esta alimentación utiliza una fuente de proteína novedosa para evitar una reacción del sistema inmunológico que es diferente a lo que solemos encontrar en otros piensos. El ingrediente principal en esta receta es el pescado azul y no se incluyen cereales.

Incluye ácidos grasos Omega 3, que además de tener propiedades antiinflamatorias, ayudan a mitigar los síntomas dermatológicos, prioritarios en estos casos. También incluye condroprotectores y MSM (antiinflamatorio natural) para el cuidado de las articulaciones, así como probióticos que promueven la salud intestinal y mejoran la tolerancia.

Destacar que incluye krill deshidratado, una fuente de proteínas con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, además de ser una gran fuente de ácidos grasos.

Como no podía ser de otra manera, para lograr todos estos beneficios Lenda incluye sus exclusivos FAECs, de los que os he hablado en más de una ocasión y tanto me gustan. En este caso, el FAEC Inmune y el FAEC Complete, formados por ingredientes y alimentos funcionales seleccionados exclusivamente por la marca con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias o inmunológicas para cuidar y mejorar su calidad de vida actual y futura.

Si tenemos un perro miniatura que presenta problemas de alergia, no debemos olvidar las necesidades nutricionales específicas de estas razas pequeñas. Es fundamental combinar ambos aspectos.

Nuestros pequeños, como en mi caso Django, necesitan un mayor aporte calórico que las razas o mestizajes más grandes debido a que tienen un metabolismo más rápido.

La dieta de un perro mini debe ser rica en proteínas animales de calidad, con un contenido mínimo del 18%, con la carne o el pescado como ingredientes principales (el primero de la lista). Es importante que la dieta sea más rica en grasas y que las croquetas tengan un tamaño más pequeño para facilitarles la masticación y la digestión.

Un comentario

  • Carlos

    Hay que reconocer que hoy por hoy nuestros perretes pueden comer realmente saludable. Un pienso correcto debe ser hipoalergénico, sin cereales y con proteínas saludables. ¿Problema? El precio. no todo el mundo puede permitirse estos piensos…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies y Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y Política de Privacidad, pinche en los enlaces para mayor información. _plugin cookies_ _Política de Privacidad_

ACEPTAR
Aviso de cookies
No Cookie Banner