Gatos,  Perros

Qué es el biofilm en un comedero

¿Sabíais que el agua y la comida de vuestro peludo pueden estar contaminadas por una sustancia pegajosa y maloliente que puede causarle problemas de salud? Se trata del biofilm, una comunidad de microbios formada por hongos, bacterias y materia orgánica que se desarrollan en superficies húmedas o con poca higiene.

Hoy me gustaría explicamos qué es el biofilm, cómo afecta a vuestra mascota y, por supuesto, cómo prevenirlo.

1. ¿Qué es el biofilm?

El biofilm es un conjunto de microorganismos que se adhieren a una superficie y producen una matriz protectora que les permite resistir a las condiciones ambientales y a los agentes antimicrobianos.

El biofilm puede ser de varios colores, como rojo, rosa, verde, amarillo, morado, naranja, marrón o negro, aunque su color más habitual es transparente tirando a blanquecino.

La maduración de estas bacterias se da en un lapso de 24 horas y su olor es desagradable

Puede formarse en cualquier superficie que esté en contacto con el agua o con restos orgánicos, como los recipientes de agua y comida de nuestras mascotas.

Aunque también os sonará de haberlo visto en , los jarrones de agua, el riel de las mamparas de baño, los grifos, las tuberías, incluso en nuestros dientes y prótesis dentales, etc.

El biofilm es responsable de muchas infecciones humanas y animales, así como de la corrosión de materiales y la contaminación del agua.

2. ¿Cómo puede afectar el biofilm a nuestros peludos?

El biofilm puede afectarles de varias formas, dependiendo de la superficie donde se encuentre y del tipo de microbios que lo compongan. Algunas de las consecuencias más comunes son:

  • Infecciones bucales: si nuestro perro o gato bebe agua o come comida contaminada por biofilm, puede sufrir infecciones en la boca, como gingivitis, periodontitis, caries o halitosis. Estas infecciones pueden provocar dolor, inflamación, sangrado, pérdida de dientes y mal aliento.

Además, las bacterias pueden pasar al torrente sanguíneo y causar problemas en otros órganos, como el corazón o los riñones.

  • Infecciones urinarias: si el biofilm se forma en el bebedero o en la fuente de agua de nuestro peludo, puede contener bacterias que causen infecciones en el tracto urinario

Estas infecciones se manifiestan con síntomas como dificultad para orinar, sangre en la orina, dolor abdominal o fiebre. Si no se tratan a tiempo, pueden provocar daños renales o septicemia.

  • Infecciones cutáneas: si el biofilm se forma en los juguetes o en las camas de nuestro amigo, puede contener hongos que causen infecciones en la piel. Estas infecciones se caracterizan por lesiones rojas, escamosas o con costras que pican y duelen.

También pueden afectar al pelo, provocando alopecia o cambios de color. Si no se tratan adecuadamente, pueden extenderse a otras partes del cuerpo o complicarse con bacterias.

3. ¿Cómo prevenirlo?

La mejor forma de prevenir el biofilm es mantener una buena higiene tanto de nuestro amigo como de su entorno. Algunas medidas que podemos tomar son:

  • Limpiar el bol del agua al menos una vez al día con agua caliente y jabón. Si usarmos un cepillo para eliminar los restos adheridos, mejor. También podemos usar vinagre o bicarbonato para desinfectar y eliminar el mal olor.
  • Limpiar el comedero después de cada comida con agua caliente y jabón. Evitando dejar restos de comida que puedan favorecer el crecimiento del biofilm.
  • Cambiar el agua del bebedero o de la fuente con frecuencia y asegurarnos de que sea potable y limpia. Evitar usar recipientes metálicos que puedan oxidarse o plásticos que puedan rayarse y acumular suciedad.
  • Lavar sus juguetes y sus camas regularmente con agua caliente y jabón. Si son de tela, podemos meterlos en la lavadora. Si son de plástico o goma, podemos usar un cepillo o una esponja para eliminar los restos de biofilm.
  • Cepillarles los dientes al menos una vez a la semana con un cepillo y una pasta dental específicos. También podemos optar por usar productos dentales como snacks o juguetes que ayudan a limpiar la boca de nuestro peludo y así prevenir el biofilm.
  • Hacer revisiones veterinarias regulares para que en caso de necesidad nos indique tratamientos preventivos, como vacunas o antiparasitarios. Por supuesto, si detectamos algún signo de infección por biofilm, debemos consultarlo con nuestro veterinario lo antes posible para que nos indique el tratamiento más adecuado.

El biofilm es un enemigo invisible que puede afectar a la salud de vuestro perro, gato, conejo… e incluso a la nuestra. Por eso, es importante que mantengamos una buena higiene y que estemos atentos a cualquier síntoma que pueda indicar una infección. Así, podremos disfrutar de la compañía de nuestra mascota sin riesgos.

Espero este post os haya sido útil y si tenéis alguna duda o sugerencia, no dudéis en comentar o contactarme. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies y Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y Política de Privacidad, pinche en los enlaces para mayor información. _plugin cookies_ _Política de Privacidad_

ACEPTAR
Aviso de cookies
No Cookie Banner