Mi Boxer Hulk…

Hulk! Ese grandullón buenazo que es mi Bóxer blanco.

 

Hulk lleva en casa 9 años, llegó poco después de Apache (el conejo-perro, como me gusta llamarle cariñosamente) y es el perro más maravilloso que he conocido hasta ahora. Con sus casi 40kg y su cabeza del tamaño de una sandía es todo corazón, amor y pasión por nosotros.

 

Cuando llegó con 3 meses ya era grande, creo que pesaba casi 15kg y era tan patoso y desproporcionado que enseguida nos ganó el corazón. Cinco años después sigue siendo el mismo cachorro juguetón, además de ser un gran protector. De ser por el, se pasaría el día pegado a nosotros y protegiendo al resto de la manada (Apache y Django).

 

A Hulk le encanta salir con nosotros a la montaña, ya que aunque vivimos en una casa con jardín salimos muy a menudo a pasear con los perros. Es muy bueno para su salud física y mental.

 

Como veis es blanco (que no albino), de manera que tenemos que tener ciertos hábitos de alimentación y protección con el sol, su champú es especial, tiene alergias a algunos collares antiparasitarios, pipetas, está vacunado contra la Leishmaniosis…

 

Un día me encantaría hablaros de cómo cuidar a un perro blanco o albino para que lleve una vida saludable y feliz como se merece. Por supuesto siempre desde mi propia experiencia y gracias a los consejos que me han dado veterinarios profesionales que han mejorado su calidad de vida.