Perros

Mis perros se pelean

 

Me acabo de sumar al grupo de dueños preocupados por sus perros que han buscado alguna vez en Google “mis perros se pelean”. Si amigos, se acabó la niñez de Django y comienza la adolescencia, las hormonas le salen por las orejas y la testosterona está a flor de piel.

 

Jack_Russell_sitandplas

 

Ayer Django cumplió dos años y va dejando atrás al cachorrete juguetón y travieso que iba pegadito todo el día a las patas de Hulk para dar paso al Jack Russell Terrier temerario, que con un peso de 8,5kg se enfrenta al Tyson perruno de 40kg llamado Hulk.

 

 

HulkYDjango

Estos son mis dos “amores perrunos” Django el rebelde y Hulk el paciente…

 

Os voy a contar como sucedió todo, pues andaba yo tan tranquila en el jardín, abriendo unas cajas de un invernadero que había pedido por internet (preciosíiisimo), cuando de pronto escucho golpes y gruñidos, asomo la cabeza para ver que está pasando y me encuentro a Django mordiendo con rabia los mofletes de Hulk.

 

La cara de Hulk era un poema porque no entendía nada de lo que pasaba e intentaba apartarse y quitarse al enano de encima, mientras éste con rabia saltaba y le seguía mordiendo los mofletes, Hulk de nuevo intentaba quitárselo de encima levantando la cabeza o poniendo las patas por medio pero no había manera, Django iba a piñón fijo…

 

Yo mientras me puse a dar palmas para distraer a Django, a decir NO, y a marcarle con toques en el trasero, pero estaba cegado, quería ir a por Hulk, hasta que sucedió lo inevitable, a Hulk se le incharon “las narices” y entonces fue él el que se rebotó. Ahí sí que ya me entró el miedo, porque hay tanta diferencia de tamaño que como a Hulk se le vaya de las manos podemos tener un disgusto serio.

 

Hulk se le encaró, le gruñó y se metió a Django entre las patas mordiéndole la cabecita y gruñendo muy agresivo, Django lo mismo, solo hacía que morder y morder donde pillaba ¡¡hasta que se hicieron daño!!

 

Por suerte estaba Ivan en casa y salió cuando escuchó la pelea, entonces cogió a Hulk por las caderas y comenzó a tirar de él, yo hice lo mismo con Django y lo arrastré hacia mí, estaban enganchados por la boca pero al final se soltaron. Agarré a Django y lo metí en casa, estaba super nervioso, y solo pensaba en salir a fuera.

 

Dejé a Django con Ivan dentro de casa y me fui al jardín con las piernas temblando, a ver como estaba Hulk. Me lo encontré jadeando, con la mirada de “no entiendo nada” y goteando sangre de la boca. Le limpié con agua y tenía un corte en la mejilla pero no era profundo. Estaba tan asustado y desconcertado como yo, lo pude notar en su cuerpo y su mirada, así que me quedé un ratito con él hasta que se tranquilizó.

 

Cuando entré en casa, Django tenía un corte en el hocico y otro en medio de la frente, tampoco eran muy profundos, así que se los curé con un poco de yodo rebajado en agua. Cuando vimos que ambos estaban más tranquilos los volvimos a juntar fuera y Django seguía gruñendo a Hulk por lo bajo, así que le marcamos con un NO firme y SIT cada vez que lo hacía, y así hasta que se calmó.

 

Algo había pasado entre ambos, sobretodo con Django. No teníamos ni idea de qué podía haber sido pero, esto no podía volver a suceder.

 

Así que desde el minuto uno me puse a buscar información, a consultar con expertos y a observar, sobretodo observar a mis perros para saber qué podía haber ocasionado esta situación.

 

Buscar_soluciones_sitandplas

 

Os adelanto que desde entonces, desde que aplicamos estos consejos que ahora explicaré, Django se ha encarado alguna vez a Hulk, pero nunca ha llegado a más porque hemos aprendido a pararle “los pies” a tiempo.

 

Son técnicas fáciles de aplicar, pero hay que tener constancia. Un caso cogido a tiempo es fácil de revertir y de controlarlo.

 

 

1. No permitir que suceda de nuevo

Lo primero de todo, antes incluso de tratar esta situación, es no permitir que suceda de nuevo. Un perro no es agresivo por naturaleza, serán situaciones como el estrés, el miedo, la ansiedad, el territorio, la comida o el agua las que provoquen este clic!! en el carácter de nuestro perro.

 

Siempre hay una primera vez, y es muy importante atajarlo desde esa primera vez porque, sea cual sea el motivo que lo ha provocado, ya conoce la agresividad y no dudará en utilizarla de nuevo si le ha dado resultado.

 

Si no queremos que se nos vaya de de las manos y que cada vez sea más complicado atajar el problema de las peleas, debemos ser constantes y más cabezotas que ellos.

 

 

2. ¿Porqué se pelean?

Lo segundo que debemos hacer es atajar el problema desde la raíz averiguando qué es lo que ha provocado la pelea. Esta es la parte más difícil del proceso porque por desgracia no hablamos el mismo idioma…

 

Si hemos tenido la suerte de estar presentes en el momento en el que ha sucedido probablemente podamos hacernos una idea del porqué. Pero si como en mi caso os habéis encontrado en medio del jaleo sin saber cómo ni porqué, dará comienzo la investigación. Las posibles causas son:

 

  • La jerarquía: El macho Alfa, la supremacía, el liderazgo, estas son motivaciones muy arraigadas en la naturaleza de nuestros perros. Dos machos de una misma manada pueden llegar a enfrentarse por ocupar el puesto de “jefe”. Si además no están castrados (como es el caso de Hulk y Django), las hormonas pueden jugarnos malas pasadas.

 

Manada_sitandplas

 

La castración puede ser una solución, pero los resultados se ven a medio-largo plazo y dependiendo de la edad del perro o de hasta que punto tenga interiorizada la agresividad, la castración no servirá de nada.

 

Es muy importante que los miembros de la manada (humanos y perros) tengan muy claro su rango dentro de la manada, el amo SIEMPRE debe hacer valer su condición de macho Alfa.

 

Es posible que en algún momento, alguno de los perros desafíe a otro o se enfrente dado lugar a una pelea, es entonces cuando debemos imponernos y dejarle bien claro que en nuestra manada nosotros somos el Alfa y no vamos a permitir disputas.

 

  • El territorio: el hacerse propietario de un territorio es un hábito muy habitual en los perros. En ocasiones habremos visto a nuestros perros marcando con orín una pared, una farola o cualquier objeto que otro perro haya orinado con anterioridad, incluso segundos después de que el primero lo haya hecho, irá el siguiente ha hacer lo mismo, tratando de borrar la marca del anterior.

 

Es una conducta que vemos continuamente cuando sacamos a pasear a nuestros perros por la montaña o en el parque. Yo tengo una broma con Hulk cada vez que salimos a pasear por la montaña, siempre digo que el es dueño de todo el valle, porque es coger el camino y empezar a marcarlo todo!! Debe de ser el propietario perruno con más hectáreas del planeta… y sin pagar hipoteca!!

 

perro_pipi_sitandplas

 

Si dos perros se pelean por el territorio, debemos hacerles saber que el territorio no es suyo si no nuestro, es decir del Alfa, así que nada de pelearse por algo que no es suyo.

 

Solo en casos muy críticos, donde ni siquiera un profesional logre solucionar el problema, será necesaria la separación de los perros, poniendo barreras físicas, con tal de evitar que se puedan hacer daño entre ellos.

 

  • La comida/la bebida: las peleas por la comida son muy habituales, pensemos que la comida es su sustento, su supervivencia, por instinto deben comer para sobrevivir, de modo que un perro puede llegar a luchar por su comida, y lo mismo sucede con la bebida.

 

Por eso es importante que desde cachorros les eduquemos a la hora de comer, desde no dejar que coma hasta que no le demos la orden hasta meter nuestra mano en el comedero mientras come y robarle bolitas del bol, quitárselo mientras todavía está comiendo, intercambiar los bols entre perros mientras comen…

 

Perro_comida_sitandplas

 

De esta manera les hacemos saber que nosotros somos los dueños de la comida, que ellos comen porque nosotros queremos y cuando nosotros queremos. En la manada el Alfa come primero, y el resto comerá cuando el Alfa lo permita y seguramente serán las sobras.

 

Si hacemos esto evitaremos que existan disputas por la comida o bebida, porque aprenderán a que el Alfa (es decir, nosotros) es el dueño de todo lo que consumen.

 

En casos muy complejos, en los que la actuación de un profesional no sea suficiente, puede llegar a ser necesario tener que separar los turnos de comida, o estar presentes mientras comen, siempre con una distancia prudencial entre ambos o más perros.

 

  • Los juguetes: con los juguetes sucede prácticamente lo mismo que con la comida, los toman como posesiones y a veces incluso podríamos decir que obsesiones!! un perro se peleará con otro si considera que le quiere robar su juguete más preciado.

Disco_volador_perro

De nuevo el hacer valer nuestra condición de Alfa y por tanto amo y señor de todas las cosas debería ser suficiente. El perro juega si yo quiero, el perro tiene ese juguete porque yo se lo he dado, no es suyo es mío, y se lo quitaré y se lo daré cuando yo quiera y no cuando me lo pida.

 

Suena duro lo se, pero si nuestro perro llega a pelearse por un juguete no nos hará ninguna gracia, vale más ser firme que no tener que lamentarlo.

 

  • Estrés/miedo/ansiedad: las peleas que derivan de estados de ánimo son un tema más complejo que las citadas con anterioridad, ya que no depende tanto de la “jerarquía social de la manada” si no de una condición psíquica del animal.

 

En estos casos yo recomiendo el ponerse en contacto con un etólogo canino que nos puede dar las pautas a seguir para corregir esta conducta en nuestros perros.

 

Es muy importante tratar este tema con urgencia para que no se agrave con el paso del tiempo.

 

 

 

3. ¿Cómo hacernos Alfa?

Hasta ahora no he parado de decir que debemos ser el Alfa, debemos ser el que manda en esta manada, El Jefe!! Pero, ¿cómo se hace esto? Es muy fácil si lo simplificamos todo en una palabra: ACTITUD

 

Nuestra actitud es la clave para que exista armonía en un hogar donde hay varios perros. De nada servirán los gritos, los golpes o cualquier conducta agresiva hacia ellos, sencillamente con plantarse delante del perro con actitud firme, rostro serio y con la palabra clave de NO y/o SIT será suficiente.

 

Levantar la mano en señal de STOP puede ayudarnos, incluso solamente con el dedo índice levantado y el cuerpo erguido y firme.

 

stop_perro_sitandplas

 

Una vez aclarada la actitud que debemos mostrar, quisiera explicar 10 sencillas pautas que podemos llevar a cabo para enseñar a nuestros perros a identificarnos como el líder de la manada:

 

1.El dueño es el primero en salir de casa y del portal, y por tanto también el primero en entrar al portal y a casa. Nuestro perro siempre debe ir detrás de nosotros o salir solo cuando se lo indiquemos, nunca debemos dejar que el sea el primero en entrar o salir.

 

2.Lo pasearemos con una correa corta y no dejaremos nunca que él vaya por delante de nosotros. Puede ir a nuestro lado o detrás pero nunca delante. Es bueno que en algún momento le dejemos suelto (en lugares donde sea posible, campo, espacios para perros, etc…) para que se desfogue, corra y huela lo que quiera.

 

3.No debemos permitir que se nos suba encima o lo intente subiendo sus patas delanteras. Nosotros como lideres no dejamos que ellos hagan eso, solamente cuando se lo pidamos.

 

4.Si su hora de comer coincide con la nuestra, nosotros comeremos primero y cuando terminemos, come él. Nunca debemos dejar que coma antes que nosotros si los horarios coinciden, ya que le haríamos pensar que es más importante que nosotros. Si los horarios son diferentes, no hay ningún problema, puede comer antes o después.

 

5.A la hora de jugar nosotros decidimos cuando, nunca dejaremos que sea él el que decida cuando hay que jugar y cuando se termina. Eso no significa que no juguemos con él, simplemente que si no tenemos ganas de jugar, no debe insistir, le decimos con firmeza “No” y debe obedecer.

 

6.Debemos evitar juegos de peleas, o guerras, etc… los mejores juegos son tirar la pelota o el disco para que corra y la coja. Prácticamente todos los perros nos devuelven la pelota para que se la volvamos a tirar. El juego de la pelota además crea un vínculo especial entre perro y dueño.

 

7.La cama y el sofá deben ser nuestro feudo o castillo, no debemos permitir que se suba. Es una forma muy eficaz de indicarles que esos espacios son nuestros y nosotros mandamos sobre que espacios puede o no invadir en casa.

 

8.El cepillado es una forma fantástica de enseñarle que podemos tocarlo cuando y donde queramos. Cepillarlo a menudo, aunque no sea necesario, además ayuda al vínculo y favorece la confianza.

 

9.A la hora de ponerle la comida, debemos sujetar el cuenco con la mano y pedirle que se siente (con la orden de “SIT” o “SIÉNTATE”). Una vez esté sentado, pondremos el cuenco en el suelo a cierta distancia de él, como a un metro, y no deberemos dejar que se mueva ni se dirija al cuenco hasta que nos mire a los ojos. Cuando nos mire a los ojos, le daremos permiso para comenzar a comer (a la orden de “COME”).

 

10.No mimarle sin mas, si queremos darle mimos, debemos hacer que haga algo primero. Un simple “SIT” o “PLAS” es suficiente para darle muchos mimos, pero solo cuando haya obedecido.

 

Esto no se consigue en un día, ni en una semana… hay que ser perseverante para que poco a poco se implante nuestro liderazgo frente al suyo.

 

Son 10 normas muy sencillas y de fácil ejecución. Son tan fáciles de cumplir que sorprende con sólo con esto comprendan quien es el líder.

 

En el caso de los cachorros, debemos saber que éstos no son conscientes hasta los cuatro o cinco meses, y que apenas razonan hasta el año de edad, por lo que podemos comenzar a aplicar estas pautas pero de forma mas suave. Les costará mas seguir las pautas pero es algo completamente comprensible, no obstante, podemos comenzar en la norma de entrar y salir, la de subirse a la cama o el sofá, el cepillado y el paseo.

 

el-lider-de-la-manada_sitandplas

 

Aunque en la actualidad hay diversas opiniones acerca de la jerarquía de la manada, basada en el “macho Alfa” con defensores y detractores de esta teoría.

 

En mi opinión de “no experta” en conducta canina o etología, debo decir que es un tipo de adiestramiento a tener en cuenta y que llevado siempre desde el respeto y la no sumisión del animal, ofrece muy buenos resultados en cuanto a la educación y comportamiento de nuestros amigos peludos.

 

 

4. ¿Cómo separar a perros que se están peleando?

Si no queremos llevarnos un mordisco vale más seguir estos consejos. Recordemos que si nuestro perro se está peleando y nos metemos por medio, es posible que nos llevemos un buen mordisco, no lo hará queriendo ni será consciente de ello, así que no le juzguemos si sucede, él no tiene la culpa. Así que vamos a conocer formas de separarlos sin jugarnos una mano:

 

  • Manguera de agua: si tenemos a mano una manguera de agua, esta es una solución muy eficaz, un buen chorro de agua por encima y captaremos su atención, a casi todos los perros les gusta el agua…

 

  • Sábana: este método es más cómodo que la manguera, sobretodo si vivimos en un piso… Al echar la sábana por encima, no verán lo que hay a su alrededor y lo único en lo que pensarán es en salir de esa cueva que no les deja ver… Una vez salga el primero lo sujetaremos y lo mismo con el segundo en salir.

 

  • Timbre de casa: todo perro que se precie saldrá disparado hacia la puerta cuando suene el timbre (de lo contrario preocuparos…). Este método es uno de los mas efectivos, capta la atención rápidamente y dejan lo que estén haciendo para dirigirse a la puerta.

 

  • Trompeta: u otro instrumento que suene fuerte, tiene prácticamente el mismo resultado que la mangera, distracción.

 

  • Levantarle por las patas traseras: la carretilla y en zig zag, si no tenemos nada de lo anteriormente mencionado siempre podemos usar esta técnica, hay que hacerlo bien para evitar mordiscos indeseados. Levantaremos al perro de las patas traseras, como si hiciéramos la carretilla, y le haremos caminar hacia atrás en movimiento de zig zag, así evitaremos que se gire y nos pueda morder.

 

Cuando se de cuenta de que no tiene otra opción que usar sus patas delanteras, dejará de utilizar la boca para morder y se separará de su contrincante. Cuando hayamos alcanzado una distancia prudencial del oponente ya podremos sujetarlo por el collar.

 

Nunca jamás golpear o dar patadas al perro, en contra de lo que pensemos no dejará lo que está haciendo, al contrario, lo excitaremos más y todavía será más agresivo. Podríamos lastimarlo y tampoco conseguiríamos nada.

 

 

5.Conclusión y resultados

Ahora viene mi visión frente a los resultados que he obtenido aplicando todo este conocimiento que he ido adquiriendo con los años y con el que acabo de machacaros ;-P

 

El origen de que Django se comportara así, atacando a Hulk fue porque yo andaba por ahí con mis cosas sin prestarle atención, él quería jugar con su pelota y además hacía dos días que no salía a dar un buen paseo, de esos que le hacen llegar a casa reventadito y sin querer saber de nada ni de nadie hasta mañana.

 

He notado que cuando me va persiguiendo por el jardín llamando mi atención, y yo estoy en mis cosas sin decirle nada, a la que pasa Hulk por ahí, a su rollo, Django le gruñe y le lanza un mordisco al aire. Así que antes de que esto pase ya le voy diciendo cosas como NO, ahora no y SIT. He llegado incluso a indicarle que no es el momento solamente con plantarme delante de él y decirle “PASA” mientras con un brazo le indico que se ponga a un lado.

 

También he tomado la precaución de sacar los juguetes cuando vamos a jugar y recogerlos cuando el juego se termina. Solamente les dejo juguetes por el jardín cuando no vamos a estar en casa. Es decir, los juguetes y nosotros, los humanos, no compartimos el jardín!! así si no puedo jugar en ese momento, no habrá opción de que pueda coger nada y traérmelo para jugar, y entonces no se genera la ansiedad del juego.

 

Una vez me pasó que estando Django en el sofá (porque se había subido en un despiste), entró luego Hulk y se le puso delante como diciendo -“Y tu que haces aquí arriba”- Django no dudó ni un momento en soltarle un mordisco, pero Hulk, que ya lo tiene calado, se apartó en seguida. En ese momento Django se creía el dueño de “MI SOFÁ”, así que nada, una riña con un NO firme, bajarlo del sofá, ponerlo al lado de Hulk y decirle de nuevo NO.

 

Estas y otras situaciones las he ido controlando, algunas antes de que sucedan y otras justo en el momento, pero por lo menos se cual es el origen: que Django no tiene clara la jerarquía de nuestra manada. Pero estoy trabajando en que la aprenda, poco a poco los momentos de rebeldía son menos y se que voy a tener que tener paciencia con este adolescente rellenito de testosterona.

 

Caseta_hulk_Django

Nadie dijo que tener dos machos no castrados fuera fácil!!

 

Por suerte Hulk siempre ha sido un bonachón, educado y dulce y me está ayudando, porque podría no tener tanta paciencia y entonces sí que se me pondrían las cosas realmente difíciles.

 

Y hasta aquí mi experiencia con este rebelde sin causa. Espero que os sirva de ayuda si os encontráis en la misma situación que yo y, como siempre digo, en caso de duda ya sabéis donde encontrarme!!

 

 

 

19 Comentarios

  • Rosalinda

    Ohhh
    Me ha pasado algo horrible en casa mis dos perros se han liado a mordiscos yo me he pues muy nerviosa y al final los hemos separado … pero está situación me ha dejado muy preocupada porque tengo dos niñas en casa … que pasaría si ellas están solas y quien los separa??? Ohh estoy pensando seriamente en darlos en adopción.

    • Sandra

      Hola Rosalinda, lamento mucho que te hayas tenido que ver en esta situación teniendo dos niñas en casa, sin embargo te estás planteando una solución muy drástica, la adopción no debería ser una opción. Tienes muchas herramientas para atajar el problema y ponerle solución. En el post hay muchos consejos que puedes seguir y en el caso de que no te sientas tranquila o veas que no avanzas consulta con un profesional, un educador canino puede ayudarte muchísimo.

      Si no te quedas tranquila durante el proceso de re-educación siempre puedes separarlos mientras no tengan a nadie adulto que los supervise. En casa alguna vez los hemos tenido que dejar separados, poniendo una barrera de seguridad, de esas que se usan para los niños en las puertas es suficiente para que no puedan “engancharse”.

      Por favor ve comentándome como avanzan las cosas.

      • Roby

        Hola tengo 2 perros machos sin castrar ninguno y son padre e hijo y al principio se lleva an bien los sacaba juntos pero desde hace 2 años no tengo manera de que se lleven bien y eso que saco a uno y después al otro ya que los tengo que tener atados por vivir en el pueblo. Hasta que hoy saqué uno al padre a pasear un poco y después al hijo y cunado estaba con el hijo el padre se soltó y directamente se fue a por el y se pelearon los separé pero no se pueden ver porque se ladran uno al otro. Mi idea es ponerle vozales a los dos e intentar sacarlos juntos y haber si así.me das algún consejo? El padre ya tiene 6 años más o menos y el hijo tiene 4 años si no mal recuerdo gracias

        • Sandra

          Hola Roby,
          Primero de todo quisiera pedirte disculpas ya que tu comentario se quedó bloqueado en Spam (no se muy bien porque) y hasta hoy no lo he visto para desbloquearlo. Pero ya está todo solucionado, ruego me disculpes.

          Ahora sí, vamos a ver si puedo echarte una pata, aunque ya te adelanto que la cosa no está fácil. Debido a la edad de ambos, a su situación de no estar castrados desde pequeños y que este tipo de convivencia lleva prolongándose desde hace tiempo, me temo que lo único que podrías hacer es intentar re-educarlos a través de un educador canino especializado en conflictos, pues no parece una tarea fácil si no tienes una formación sólida.

          Yo misma me veo “coja” de consejos frente a la situación que tienes en casa.

          Eso sí, te diría que no los tengas atados, haz lo posible por evitarlo ya que lo único que consigues es generarles más ansiedad. Instala barreras arquitectónicas para que puedan verse y moverse pero no alcanzarse. Nosotros vivimos en una casa y tenemos la parcela dividida en dos mitades. Cuando no estamos en casa para vigilar y poner orden en caso de trifulca dejamos a cada uno en su lado y listo. Ellos se ven, se mueven, se saludan pero no se hacen daño. Lo importante aquí es que tengan la libertad de moverse libremente sin la ansiedad de cruzarse el uno con el otro y por tanto de marcar territorio.

          Desde que hicimos esto están mucho más tranquilos y relajados, el estado de ansiedad bajó por completo y salen a pasear juntos, uno al lado del otro, se lamen, se buscan, pero en casa, cuando no estamos, cada uno tiene su espacio en el que relajarse y disfrutar sin que venga el otro a “tocarle las narices”.

          Lo que comentas de poner bozal para el paseo, lo veo bien. Pues es una manera de tenerlos controlados para que no se hagan daño y a ellos les baja los humos muchísimo. No se si conoces técnicas en positivo para que acepten el bozal. Te digo como lo hice yo y lo practicas con ambos por separado:

          1. Le enseñas el bozal, que lo huela, lo lama, juegue con él.
          2. Le pones chuches o pienso dentro y que coma de él (varias veces)
          3. Se lo colocas pero sin atar, y le das chuches a través del agujerito de la boca.

          Y practicas estas técnicas unas dos o tres veces al día durante unos 4 o 5 días. Al sexto día se lo pones y das un par de paseos cortos, dándole de vez en cuando una chuche y acariciándole e incluso hablándole animadamente con un “¡muy bien!”

          A la semana más o menos pruebas de salir a pasear con los dos, y les vas premiando a uno y a otro de forma consecutiva si se van portando bien. En caso de que alguno haga algún gesto de agresividad, gruñido o intento de mordisco das un tirón seco a la correa, esto es importante, un tirón seco no un arrastre. Ha de ser un gesto tipo látigo, seco y firme. Puedes ayudarte de la palabra “NO!”.

          Poco a poco y con paciencia deberías poder pasear con los dos sin mayor problema. Es más, el paseo conjunto ayuda muchísimo a la relación.

          Con esto no quiero decir que puedan convivir en plan “super amigos del alma”, pero por lo menos podrán “soportarse” y ser felices sin hacerse daño.

          Te recomiendo un bozal en concreto que es cómodo y no evita que puedan comer o beber, lo puedes encontrar en Amazon, es el Baskerville: https://amzn.to/2EzzIj5

          Espero haberte ayudado y ya sabes, si tienes cualquier duda o necesitas aclaración ya sabes donde encontrarme 😉

  • Roselin

    Hola, tengo 4 bulldogs, 2 hembras y dos machos, ninguno está castrado, Luna y Scooby, hace dos años tuvieron cachorros y de esos cachorros nos quedamos 2, Lola y Yogui

    Luna tuvo el celo, y durante ese tiempo separamos a los machos de ella, para evitar camadas no deseadas. Se terminó el celo y los volvimos a juntar y en el momento menos esperado se engancharon los dos machos, padre e hijo y se hicieron daño, el padre Scooby quiso corregir algo que hizo Yogui y ésta vez el más joven respondió, los separamos y nos dimos cuenta que el problema no estaba saldado, entonces los separamos, tenemos 2 transportines en el salón, dejábamos uno afuera y otro adentro para ver la reacción y parecía haber mermado la situación, días siguientes se trabajó con los dos por separado y parecía funcionar, así que los llevamos afuera y jugaron juntos y hasta que durmieron juntos, al pasar eso pensamos que ya se había solucionado pero, al otro día se volvieron a enganchar y aumentó de escala el problema que ya no los podemos tener ni en la misma habitación aunque tengan una barrera física, el más joven cuando estaba en el transportin le gruñía al otro y hasta un día que uno de ellos reaccionó tan fuerte alli adentro que pensamos que iba a romper la caja y por ende hacerse y hacerle daño al otro, desde entonces no los tenemos en la misma habitación.

    Con el resto de la manada los dos machos se llevan bien, el problema es entre ellos dos.

    Lo cierto es que estamos viendo como hacemos para juntarlos, eso sí ya será con bozal y demás precauciones.

    Saludos
    Roselin

    • Sandra

      Hola Roselin,

      Primero de todo agradecerte el que hayas compartido con nosotros tu experiencia, pues seguro que más de un@ se encuentra en tu misma situación.

      Los adolescentes suelen empezar a marcar territorio y jerarquía una vez alcanzan la edad adulta, a nosotros nos pasó lo mismo con Hulk y Django, el “mandamás” es Django aun siendo el segundo en llegar a casa, pesar menos de la mitad que Hulk y tener 4 años menos. La naturaleza no entiende de edad, tamaño o raza… ellos quieren mandar y el resto debe obedecer. Entiendo perfectamente por lo que estás pasando, yo misma lo he vivido en casa.

      Por lo que veo estás tomando las precauciones necesarias y trabajando para que puedan convivir juntos, eso es importante y necesario. Sin embargo, ten paciencia no es una tarea fácil ni rápida, hay que tener constancia y perseverancia y aun así hay cosas que no podemos cambiar. Si ellos deciden que no quieren convivir juntos, habrá poco que podamos hacer. Lo importante es que al menos mientras estáis vosotros se “soporten”, cuando estén solos mejor separados no sea que hayan recaídas.

      Ya me irás contando como van vuestros progresos.

  • Esther

    Hola tengo un bully de 2 meses y medio y un Pomerania de 5 años …. lanponerania nonoara de gruñir cada vez q el bully se acerca y este le muerde cada vez q puede … yo practico el no y el distraerlo pero ya cansa un poco porque no puedo ni sacarlos juntos . Mi pregunta es …. será normal ? O es q no va a haber manera de q se acoplen ??

    • Sandra

      Hola Esther, por lo que comentas el Bully acaba de llegar a casa y es un cachorro al que todavía le queda mucho por aprender. La Pomerania entiendo que es hembra y que le está costando un poquito aceptar al nuevo miembro de la familia. Este comportamiento es más habitual del que te pueda parecer, no todos los perretes aceptan de primeras que aparezca un enano revoltoso y sin modales que lo único que hace es mordisquearle las patas, las orejas o la cola y subirse encima sin pedir permiso. Los cachorros pueden ser muy agotadores… y no todos los perros adultos tienen la paciencia necesaria para lidiar con ellos.

      Por lo general, los perros adultos toman el papel de “padres” y marcan a los cachorros para que éstos aprendan las normas de convivencia, y los cachorros a su vez van aprendiendo dichas normas con el paso de las semanas. Y sí, digo semanas porque es un proceso lento. Los perros son muy inteligentes, pero como cualquier “bebé” necesita su tiempo para aprender. Lo importante aquí es que tu estés atenta ante cualquier subida de tono tanto de la Pomerania como del Bully, esto le vendrá bien a los dos pues el Bully conocerá desde un principio quien tiene la autoridad en casa (ni el ni ella, sino tu) y la Pomerania no se subirá demasiado con el cachorro pues le recordarás que aunque ella es la perrita adulta, tu siempre serás la humana-mandamás 😉

      Importante para que el Bully no muerda a su compañera, dale juguetes, cuando muerda lo que no debe ponle un juguete en la boca, eso es lo único que debe morder, nada de patas ajenas, dedos humanos, pies o cojines, debe centrar la mordida en los juguetes. Y por supuesto no te olvides de darle otro a la Pomerania, aquí todos tienen derecho a jugar, de lo contrario podrías crear prioridades entre ellos o celos y deben ser tratados por igual, eso es super importante para no tener problemas en un futuro.

      Sobretodo muuuuuuuuuuuuuucha paciencia, muuuuuuuuuuchas horas y dedicación y mucho amor, premios en positivo para todo y ya verás como en poco tiempo ambos tendrán una convivencia fantástica, de lo contrario siempre puedes acudir a un educador canino para que te ayude a re-orientarlos. Aunque si lo trabajas bien ahora no creo que te sea necesario.

      Ya me contarás como van los progresos y siempre que tengas alguna consulta no dudes en comentarme, saludogs!!

  • Sol HidalGo Aispuru

    Hola!!; Como estas?? Aiii que identificada me senti con tu articulo. Me dio mucha gracia, ya que hace dias vengo buscando articulos para educar a mis chiquitines…. y me encontre con este en el cual el protagonista no es nada menos que un jack russell. Tengo el mismo problema!!! Nada mas que tengo TRES…y si, tres jackitos!!!… Dos machos y una hembra. Todos castrados (los machos hace poco, asi que todavia no bajo del todo el nivel de testosterona) . Lupe la hembra es la mas grande. Una santa y muy tranquila. SIgue Toto, un perro muy asustadizo, sumamente territorial y ansioso…. y por ultimo jack, que llego hace 3 meses con 1 año de edad (lo adopte)… Jack es muy simpatico sumiso y jugueton, pero con Toto los enfrentramientos son CONTINUOS. Se gruñen las 24 hrs del dia. Toto se asusta por algo y ladra, es ahi cuando Jack se para, tambien asustado por el ladrido de toto, y se le pone adelante, encrespado, como exigiendole que se calle. Ahi toto tira un tarascon… o gruñe… y asi tooooooooodo el tiempo todos los dias. La situacion se esta volviendo imposible para convivir… pero bueno tengo esperanzas de poder solucionarlo. De no poder, recurrire a un adiestrador.
    Algun consejo???
    Gracias!

    • Sandra

      Hola Sol!! ¿¡¡tres Jackitos!!? Oh my Dog!!! si yo con uno y me estreso… eres mi heroína!!!

      Así que tienes a un miedoso (Toto) que entiendo que ya es adulto y a Jack de un año que es juguetón y sumiso, sin embargo parece que quiere enseñar a Toto a estar tranquilo y relajarse pero Toto no se deja, prefiere enfrentarse a relajarse… aiiiix pues no es tarea fácil.

      Toto tiene que empezar a leer las señales de calma de Jack y de Lupe, eso lo primero y también tiene que superar sus miedos.

      Mira, te voy a recomendar un libro que es baratito, corto y que en pocos minutos aclara muchas dudas y te da consejos: “El lenguaje de los perros, las señales de calma” (enlace de Amazon: https://amzn.to/2JA2FyG)

      Este lo compré hace un tiempo y me ayudó muchísimo a interpretar las señales y a adelantarme a posibles conflictos, además de que puedes practicar con Toto y ayudarle a superar situaciones en las que se siente inestable.

      Por lo demás es tener muuuuucha paciencia, trabajar con ellos a diario, tener una rutina de obediencia y mantener la calma. Si ves que te supera la situación, no dudes en acudir a un Educador, él te podrá ayudar muchísimo pues identifican en seguida el problema y te dan pautas para poder seguirlas en casa. Lo importante es que no tires la toalla ya que estos Jacks pueden ser muy cabezotas, pero eso veo que ya lo tienes, así que ¡Adelante que lo conseguirás!

      Ya me irás contando como van los progresos, y si tienes alguna duda aquí estaré 😉

  • Angeles

    Hola , tengo 2 perras de 10 meses, se pelean seguido y cuando la de mayor tamaño está frustada va a morder a la mas pequeña, todas sus frustraciones las paga c la pequeña
    Y ya no se q hacer

    • Sandra

      Hola Ángeles, ¿habéis trabajado con algún método? ¿has consultado con un educador canino o etólogo? cuando dices frustrada es porque no le has permitido hacer algo? entiendo que no es una perrita miedosa o nerviosa sino más bien testaruda y a la que ve que no puede hacer algo se “enfurruña” y lo paga con la pequeña. ¿Y esta que hace al respecto? ¿se aparta o se devuelve? necesitaría que me des más datos para poder orientarte.

      Espero tus comentarios, saludogs y paciencia!!

  • José

    Hola,

    Tengo un cachorro muy regalón e hiperactivo de 8 meses. Hace unos días adoptamos a otro cachorro de unos 4 meses. El mayor está castrado y el menor aún no (pero pensamos hacerlo pronto); resulta que el nuevo hermanito de Tatán (el mayor) es un pitbull que aún no inhibe su mordida y al contrario de Tatán, no gusta de correr y perseguir (Tatán es un loco que simplemente no para de correr y correr).

    Ambos tienen aprendidos el “siéntate” y el “No”. Pasa lo siguiente:

    1. El perro mayor, insta al pitbull a jugar y correr con ladridos y hostigamiento, pero el otro perro reacciona jugando muy brusco mordiendo sus orejas, labios y cuello. Cosa que me asusta que pueda escalar más alto hasta que puedan llegar a hacerse daño. Logro pagarlos en el acto, pero Tatán insiste en hostigar y sus ladridos ya me tienen con jaqueca
    2. Tatán a optado una actitud muy territorial respecto a su espacio, y los juguetes, cosa que creo, a causa de ansiedad o inseguridad; el perro menor, pese a que reacciona de manera sumisa (acordándose paja a arriba) sigue mordiendo en partes muy delicadas a Tatán y le gruñe.

    Quisiera saber qué hacer respecto a esta situación, soy un dueño primerizo y me siento solo en el cuidado de los canes, ya que mi madre solo agrava el problema con su nerviosismo y gritos, mi hermana menor se la pasa en su cuarto y mi padre está postrado

    Gracias y saludos

    • Sandra

      Hola José, lo primero de todo es que tu madre se tranquilice, no hay que gritar ni ponerse nervioso, se que no es fácil pero, en situaciones de tensión, lo mejor es mantener la calma, intentando no hablar y con gestos directos y seguros. Como mucho diremos NO, QUIETO, SIÉNTATE… las palabras que nuestros perros tengan aprendidas.

      Para tí, creo que el mejor consejo es tener paciencia y estar muy atento al comportamiento tanto de Tatán como del “pequeño piraña”. A Tatán debes enseñarle a compartir los juguetes y el espacio, al fin y al cabo no es suyo, sino tuyo. La mejor manera es guardar todos los juguetes que tengan y sacarlos solo cuando tu estés para jugar con ellos. Le das uno a cada uno, se los intercambias, se los quitas, se los vuelvas a dar, los intercambias… y así muuuuchas veces (unos 5 minutos), esto cada día y con distintos juguetes. De este modo deberían aprender que los juguetes son tuyos y que tu juegas con ellos. Cuando no estés guarda todos los juguetes, poco a poco dejará de interesarle el pelear por los juguetes.

      Sobre la mordida del cachorro, debes regañarle, no le golpees ni trates bruscamente, simplemente le dices NO y le das un toque con un dedo, que te mire y le dices NO. Has de ser firme y repetirlo tantas veces como haga falta.

      Muy probablemente cuando el pequeñajo deje de ser tan mordisquitos, Tatán dejará de regañarle tanto.

      A la hora de que Tatán quiere jugar y el cachorro no, juega tu con ellos, corred juntos, salid de paseo…, poco a poco cogerá el ritmo de Tatán y se harán inseparables, los tres os haréis inseparables!!

      Espero tener noticias tuyas y que me cuentes como te han ido estos consejos, estoy segura de que en poco tiempo seréis los 3 grandes amigos!!

      Saludogs!!

  • David Escobar

    Hola! Muchas gracias por el post.

    Te cuento nuestra situación,

    Actualmente tenemos dos hembras, Nikki es rescatada, tiene 7 años y con la familia lleva más o menos 5, es pequeña más o menos de la talla de un Schnauzer. La otra,Qi’ra es una airedale terrier de 8 meses, que ha estado con nosotros desde los 2 meses y medio. Obviamente a sus ocho meses es mucho más grande y fuerte que Nikki.

    Cuando Qi’ra llegó a la casa, teníamos una perrita mas, Maki, de aproximadamente 9 años. Qi’ra desde pequeña atacó a Maki hasta que decidimos darla a mis suegros para que viviera con ellos. Problema resuelto… o eso pensamos.

    Nikki y Qi’ra se llevaron bien al principio, jugaban sin problemas, compartían los espacios, juguetes y todo lo demás. El problema fue creciendo poco a poco, cuando Qi’ra tenía 6 meses, tuvieron su primer gran pelea. Se sacaron sangre, pero nada alarmante. Las separamos, las reprendimos y ya está. Las cosas fueron poniéndose peores. Peleaban por los juguetes, si Nikki estaba en la cama, Qi’ra se subía y se le iba al cuello a Nikki. Una vez llevamos a Qi’ra a una exposición de perros y en cuanto volvimos se fue encima de Nikki sin explicación aparente. Ayer en la madrugada volvieron a pelear, mi esposa y yo llegamos tarde a casa, las dos estaban juntas en el patio trasero. En cuanto mi esposa abrió la puerta, corrieron hacía mí, Nikki llegó primero. Qi’ra se le acercó al cuello, la olió y a los dos segundos ya la tenía prensada. Las separé lo más rápido que pude, Nikki tenía tres heridas muy grandes, terminó con sutura en dos de ellas, antibiótico y mucho dolor.

    Cabe mencionar que Qi’ra es así con cualquier perro que se acerque a nosotros. Hoy por ejemplo rescatamos una bebé de no más de 3 meses. Entramos a casa, Qi’ra la olió, y la misma historia. Se le fue al cuello, afortunadamente la separé sin mayor daño que un rasguño en la carita de la bebé. Cuando la llevamos a casa de mis suegros, se sigue yendo encima de Maki, siempre al cuello y sin razón obvia. Lo mas estresante es que no les ladra, simplemente se va a por el cuello.

    Lo raro es que cada fin de semana la llevamos a un parque con más perros y juega sin problemas, no ha tenido peleas ni nada extraño. Incluso con Nikki juega bien.

    Justo ahora estamos durmiendo mi esposa y yo en habitaciones separadas. Ella con Nikki y yo con Qi’ra. Ya no sabemos qué hacer.

    • Sandra

      Hola David,
      No tienes una situación fácil en casa, está claro que Qi’ra es extremadamente celosa y no os quiere compartir. Los terriers son perros muy territoriales, dominantes y celosos de sus humanos, sobretodo con otros perros y parece que Qi’ra es “pura terrier”.

      Lo que me sorprende es que con solo 6 meses ya empezara con este comportamiento ¿habéis acudido a un educador canino? ya que me temo que mis consejos no serán suficientes para vuestro caso.

      Debéis saber que las hembras son incluso más temerarias que los machos cuando hablamos de peleas, no quiero asustarte pero, los machos se quedan en nada frente a una hembra que está decidida a hacer daño. Van a por todas! y con esto quiero decir, que si Qi’ra se lo propone puede herir de gravedad a Nikki y que la perdáis. Es muy serio.

      El que no se pelee en el parque con Nikki y que juegue con otros perros, es debido a que tiene mejores distracciones en el parque y es un lugar neutral, pero en casa ya es otra cosa… en casa es su territorio y vosotros sois suyos, no dejará ni que Nikki ni que el bebé se interpongan en su “reinado”.

      De verdad, yo te aconsejo ir cuanto antes a un educador canino especializado en este ámbito, y por el momento dejadlas separadas.

      Espero que me cuentes como van los avances y si tienes cualquier duda o aclaración puedes escribirme un email al correo del Blog sitandplas@sitandplas.com, estaré encantada de echaros una pata en lo que haga falta.

      • David Escobar

        Muchas gracias por la pronta respuesta, Sandra.

        Efectivamente mi esposa y yo hemos decidido pedir ayuda a un etólogo para solucionar el problema. Tenemos la primer sesión el próximo fin de semana, y mientras su consejo también fue tenerlas separadas.

        Te agradezco infinitamente que te tomaras el tiempo de contestar a mi historia de terror :B

        Prometo mantenerte informada sobre el caso, y esperemos que esto no acabe en adopción o algo peor.

        • Sandra

          Hola David,
          Me estaba preguntando como había ido la visita con el etólogo y cómo estáis trabajando en “vuestra historia de terror”. Los avances son lentos pero con paciencia y constancia todo es posible 😉

          • David Escobar

            Hola Sandra,
            El Sábado tuvimos nuestra segunda sesión con el etólogo (fue bastante difícil encontrar uno en la Ciudad de México). Nos ha puesto a trabajar la jerarquía en la casa mediante ejercicios sencillos, pero sobre todo estamos trabajando el manejo. Trabájanos obediencia básica y que las perras estén concentradas en nosotros y no en ellas. Andamos por la casa con correa y hacemos que pasen una junto a la otra manteniendo la atención en nosotros.

            El martes es la siguiente sesión, y la idea es dejarles solas a ver cómo reaccionan, pero con bozal para evitar sorpresas desagradables.

            En cuanto a ellas, por separado, han mostrado gran avance. Aprenden muy rápido, a Qi’ra le hemos puesto también juegos intelectuales para evitar la ansiedad cuando está sola. Le hemos puesto botellas con croquetas y le encanta jugar con eso.

            Esperamos que en 4 sesiones nada podamos ya juntarlas sin que pase nada más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies y Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y Política de Privacidad, pinche en los enlaces para mayor información. _plugin cookies_ _Política de Privacidad_

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: