Perros,  Salud

La propiocepción en perros

Más de un@ os estaréis preguntando ¿qué clase de “palabro” es este de la Propiocepción en perros? y es que no es un término que esté demasiado integrado en nuestra sociedad perruna, sin embargo, una vez descubres lo que es y los infinitos beneficios que tiene para nuestros peludos te sorprende y te engancha por igual.

 

 

Voy a intentar expresarme de la forma más sencilla posible y dejar de lado la terminología científica de esta práctica para que cualquiera de nosotros, con un poco de ingenio y habilidad podamos montarnos nuestro propio espacio en casa. Pero para eso lo mejor será que empecemos desde el principio.

 

1. ¿Qué es la propiocepción?

La definición científica de esta práctica dice lo siguiente: “La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas.

 

Regula la dirección y el rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada.

 

Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento. “

 

 

 

Vamos un rollo-pollo que en resumen viene a decirnos que la propiocepción es tomar conciencia de nuestro cuerpo a nivel físico a través de las señales que vamos recibiendo de las articulaciones, los músculos e incluso el oído interno (equilibrio).

 

 

2. ¿Un perro puede ser consciente de este aprendizaje?

Sinceramente no, un perro no es consciente al nivel que lo podemos ser nosotros los humanos. Esto es porque a nivel racional, los perros no tienen un conocimiento o aprendizaje de su conciencia corporal, sin embargo sí que su cerebro lo asimila de un modo más inconsciente e indirecto, o lo que es lo mismo, aprenden a partir de un proceso biológico.

 

 

Sin embargo, esto no significa que no le aporte beneficios, todo lo contrario. Al igual que un niño aprende jugando, un perro aprende también a partir del juego. No será un aprendizaje consciente ni directo, pero sí perdurable en el tiempo y muy beneficioso para él.

 

 

3. ¿Para qué sirve la propiocepción en perros?

La propiocepción es una técnica fantástica para multitud de momentos a lo largo de la vida de un perro. Gracias a su práctica llegamos a mejorar la conciencia en el equilibrio, la coordinación, la memoria muscular y por supuesto la concentración y la comunicación.

 

Por poner un ejemplo ¿cuant@s de vosotr@s tenéis o habéis tenido un peludo al que no le gusta que le toquen las patas, que se asusta o gruñe cada vez que le tocáis el trasero o las patas de atrás?

 

Hay muuuuuchos perrines que tienen poca conciencia de ciertas partes de su cuerpo y precisamente la propiocepción trabaja para ayudarles a reconocer todas las partes de su cuerpo peludo, transmitiéndoles mayor seguridad y autonomía.

 

También es una práctica muy recomendable en perretes que necesitan una recuperación tras una lesión articular, operación, displasia, pues ayuda muchísimo en la mejora de la zona a tratar.

 

 

4. La propiocepción en las distintas etapas de la vida de un perro

Por supuesto esta práctica está indicada para todo tipo de perrines: cachorros, junior, adultos, seniors, deportistas y/o de trabajo, peludos en adopción o recién adoptados, inseguros… ¡¡incluso para perretes adultos que no tienen ninguna carencia física ni emocional!!

 

* Cachorros: a esta edad los cachorros están descubriendo el mundo, aprendiendo a interaccionar, comunicarse y todo eso creciendo a pasos agigantados. En este momento tienen todo el sistema musculoesquelético en desarrollo por lo que los ejercicios de propiocepción serán más sencillos y divertidos.

 

Aprenderán a socializar con superficies, texturas y situaciones nuevas que le llevarán a tomar conciencia corporal y a ser más resolutivo, además de mejorar su comunicación y su juego con otros perros.

 

* Junior/jóvenes: oh bendita adolescencia!! locura hormonal y juego descontrolado… así son nuestros perris cuando tienen 6 o 7 meses… para estos momentos en los que la gestión emocional es tan importante, la propiocepción les será de gran ayuda para seguir interactuando con el ambiente de forma positiva y en modo juego.

 

¿y que me decís de los perris grandullones? esos que a esta edad parecen todo patas y que tienes la impresión de que se van a desmontar 😉  En estos casos, trabajar la conciencia de su cuerpo puede ser una inestimable ayuda a la hora de aprender a jugar e interaccionar mejor con otros perros aunque su tamaño sea mucho menor.

 

* Adultos: nos puede parecer que ya han alcanzado la madurez y que ya está todo hecho, ahora solo nos queda disfrutar de su maravillosa compañía, sin embargo la edad adulta es la mejor época para prevenir futuros problemas articulares. El juego de la propiocepción les ayudará a fortalecer y proteger las articulaciones a lo largo de su vida. Tengan la edad que tengan el juego, la prevención de lesiones y la gestión de las emociones es algo imprescindible.

 

* Senior: todos nos hacemos mayores, incluso nuestros eternos cachorros llega un momento en que debemos empezar a considerarlos senior o abuelis, y no solo en la alimentación sino también en otros aspectos médicos. Llegada esta etapa de su vida, el sistema articular se va resintiendo, dejan de poder hacer el mismo ejercicio que hacían antes y todo comienza a ser como un círculo vicioso en el que cuanto menos pueden hacer menos hacen y así sucesivamente…

 

La práctica de la propiocepción adaptada a sus capacidades, nos será de gran ayuda para que sigan en forma, protejan sus articulaciones y por supuesto para frenar o retrasar los signos de la artrosis.

 

Igual de importante es el echo de que resolviendo pequeños retos les ayudaremos a mejorar la seguridad en si mismos, en este momento en el que debido a su edad se ven debilitados, doloridos y por lo tanto más inseguros en según que situaciones.

 

 

* Deportistas y/o Trabajo: debido a una mayor exigencia física y/o emocional, estos peludos tan activos requieren de mayores cuidados. Los deportistas tienen un mayor riesgo de sufrir lesiones por lo que es importantísimo proteger bien todo el sistema articular.

 

Por su parte, los perros de terapia o asistencia son unos magníficos alumnos en la práctica de la propiocepción ya que les irá genial para aprender a estar más tranquilos y comunicativos con su guía o tutor.

 

* Adoptados o en Adopción: las protectoras y refugios son el lugar ideal para la práctica de esta actividad, puesto que los beneficios que les aporta a los peludos son increíbles… mejora su calidad de vida en el recinto, establecen vínculos más saludables con sus compañeros peludos, los trabajadores y los voluntarios. Además el hacerles capaces de resolver pequeños retos les ayudará a prevenir posibles problemas tras la adopción.

 

Del mismo modo, un perro recién adoptado necesita un periodo de adaptación a su nuevo hogar, incluso superar posibles traumas si sufrió mucho antes de ser rescatado. En este sentido la propiocepción será una ayuda inestimable a la hora de darle confianza en si mismo y en sus nuevos humanos.

 

* Inseguros: ¡¡porque no hay nada mejor para la inseguridad personal que ir avanzando y superando pequeños retos!! y si lo haces acompañado de tu mejor amigo es lo más!! Pon estas palabras en la conciencia de tu peludo inseguro y verás como poco a poco se sentirá más seguro y capaz de cualquier cosa.

 

 

5. ¿Podemos practicar en casa?

Por supuesto, que mejor lugar que un entorno conocido, relajado y sin distracciones, aunque es importante que nos adaptemos a su ritmo de aprendizaje y que le dejemos libre para que interactúe a su aire con el entorno.

 

No debemos olvidar calentar un poco antes de iniciar la práctica, dando un pequeño paseo de 5 minutos, y al finalizar estiraremos un poquito para evitar posibles lesiones

 

Estos son algunos ejercicios sencillos que podemos practicar en casa pues no requieren de material profesional y están adaptados a todo tipo de perrines (siempre con chuches y un aprendizaje en positivo):

 

1. Un objeto fijo: pondremos un objeto con una base plana y haremos que coloque primero sus dos patas delanteras encima y después sus dos patas traseras. También el dar vueltas alrededor del objeto. Con esto trabajaremos no solo sus articulaciones sino también su mente.

 

 

2. Caminar por la escalera: se trata de extender una escalera cerrada en el suelo y hacer que nuestro perri camine a través de ella, las patas deberán pasar por los espacios que quedan entre los escalones. En este ejercicio trabajaremos la coordinación.

 

 

3. La pelota: con una pelota de pilates o similar, iremos subiendo de nivel en las posiciones:

– Con las patas delanteras encima de la pelota
– Con las patas delanteras encima de la pelota e ir moviendo la pelota poco a poco para que se mantenga en equilibrio.
– Con medio cuerpo encima de la pelota
– Con las patas traseras encima de la pelota
– Sentado encima de la pelota, a cuatro patas sobre la pelota…

 

4. Plato de Bohler o Bosu: estos “aparatejos” son increíbles para trabajar el equilibrio, la coordinación y reforzar la musculatura. Se trata de ir interactuando con el poniendo las dos patas delanteras, las dos patas traseras, las cuatro patas, incluso llegar a sentarse en equilibrio.

 

 

Con el Bosu del revés podremos hacer los mismos ejercicios solo que de un modo más sencillo para empezar a coger confianza.

 

Nosotros en casa trabajamos con el Bosu (enlace de Amazon: https://amzn.to/2MwRmZZ) porque ya lo teníamos en casa, pero sirve cualquier plataforma de equilibrios como la SSC NAPOLI os dejo enlace a Amazon: https://amzn.to/2Ybo1LE

 

Luego hay un montón de accesorios baratitos y sencillos para empezar a entrenar esta modalidad, os dejo unos cuantos enlaces:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Os invito a seguir explorando este maravilloso mundo de la propiocepción y que descubráis todos los beneficios tiene tanto para nuestros peludos como para nosotros, pues pasaréis un buen rato con ellos y estableceréis un vínculo muy especial.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies y Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y Política de Privacidad, pinche en los enlaces para mayor información. _plugin cookies_ _Política de Privacidad_

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: